Día internacional de las personas con discapacidad
Día Internacional de las personas con discapacidad

El empleo de las personas con discapacidad condicionado por la pandemia. 

  • El empleo de las personas con discapacidad desciende un 32% el tercer trimestre del año. 
  • Cerca de 84.700 empleos menos 
  • Los contratos a jóvenes descienden un 35,8%  
  • Las mujeres suman 11 puntos menos en su porcentaje de contratos 
  • Ruptura de siete años consecutivos de crecimiento. 

El Día Internacional de las Personas con Discapacidad está marcado este año por datos desalentadores que predicen un complejo futuro para el colectivo en muchos ámbitos, pero muy especialmente en el de la inclusión laboral. 

Solo desde el rigor y la calidad de la información ofrecida por las fuentes oficiales es posible abordar y conocer la realidad de las personas con discapacidad. Gracias, entre otros, a la labor del Instituto Nacional de Estadística, disponemos de un notable volumen de información para adentrarnos en los aspectos que marcan la vida de las personas del colectivo. 

La crisis sanitaria que vapulea al mundo desde principios de año, conlleva consecuencias económicas y sociales que perjudican el bienestar de la población en general y de las personas con discapacidad en particular; un colectivo que ya de por sí parte de unas condiciones desfavorables y discriminatorias.  

El empleo como pilar en el que se sostiene nuestro armazón social se ha desplomado, afectando de forma genérica a distintos sectores, industrias y colectivos. En este escenario, las personas con discapacidad, como colectivo especialmente vulnerable sufren incisivamente la pérdida de empleo. Comparando el tercer trimestre del año, con el mismo periodo del anterior ejercicio se registran casi 84.700 empleos menos, lo que supone una pérdida del 32%, rompiéndose así la tendencia encadenada de siete años de crecimiento en el volumen de contrataciones al colectivo. 

Día Internacional de las personas con discapacidad: Evolución contratación personas con discapacidad. Pérdida del 32% en el acumulado anual

 

A ello hay que añadir que el 80% de la población con discapacidad concentra su empleo en el sector servicios (por encima del dato del conjunto nacional), uno de los que más duramente está recibiendo el embate del virus y sus consecuencias.  

Por tanto hoy más que nunca se hace necesario dar voz y visibilidad a las personas con discapacidad, focalizando en la compleja situación a la que esta pandemia las está condenando. Un 34%del colectivo ha visto agravada su salud física durante este año, un 50% ha mermado su salud psíquica y un 34% ha consumido ansiolíticos y/o antidepresivos.  

Hay muchas claves para entender a un colectivo tan diverso y plural como el de las personas con discapacidad, pero hemos querido resumirlas en estos once puntos que consideramos claves: 

1. UN COLECTIVO DIVERSO 

1.899.800 personas con discapacidad de 16 a 64 años, lo que representa el 6,3% de la fuerza laboral en España.  

Caracterizado por su diversidad, por ser en realidad un colectivo de subcolectivos con realidades diversas y problemáticas diferenciadas y específicas, donde las mujeres con discapacidad representan el 42,6% y los más jóvenes un 5,2%. 

2. NIVEL FORMATIVO. 

La formación se revela como elemento clave para garantizar la inclusión en igualdad de condiciones, no obstante, las distancias con la población general son aún notables. Precisamos trabajar orientados hacia la mejora de los niveles formativos del colectivo a fin de garantizar una plena integración. Como ejemplo destacar que sólo el 16,9% tiene estudios universitarios frente al 35,2% en las personas sin discapacidad, o que casi el 5% no tiene estudios frente a un porcentaje inferior al 0,5% en las personas sin discapacidad. 

3. INTEGRACIÓN LABORAL 

Solo 1 de cada 4 personas con discapacidad se encuentra actualmente trabajando. Se trata de uno de los aspectos más sombríos para el que nuestro sistema no parece tener respuesta. Las diferencias en cuanto a actividad, empleo y paro con la población sin discapacidad son abismales y el paso de los años no parece reducir las brechas existentes. La crisis sanitaria sin duda, va a empeorar estos datos de manera inmediata. 

4. CONDICIONES LABORALES 

Las condiciones laborales tampoco están experimentando mejoras, la distancia con la población general apenas se recorta; el 90,1% de los contratos a personas con discapacidad son temporales y La tasa de baja intensidad laboral (la persona ha trabajado menos de un 20% de su potencial tiempo de trabajo) es del 34%, frente al 8,9% entre la población sin discapacidad. 

5. CONTRATACIONES 

El dato para el año 2019 fue de 354.991 contratos a personas con discapacidad, lo que representaba tan solo el 1,6% del total del empleo creado. En el año 2020 estas cifras se verán significativamente mermadas como consecuencia de la pandemia lo que situará al colectivo en una situación aún más crítica. Las contrataciones a personas con discapacidad han descendido un 32% el tercer trimestre del año. 

6. SALARIOS 

Los salarios de las personas con discapacidad son un 17,3% más bajos que los del resto de la población. Las personas con discapacidad perciben 19.946,2€ brutos anuales de media.  

7. CENTROS ESPECIALES DE EMPLEO 

Se constituyen como el pilar del trabajo inclusivo. Representan el 24,6% de los contratos realizados al año (83.408 en el último ejercicio). Obviamente no quedan al margen de las devastadoras consecuencias de la COVID-19, por lo que se prevé una pérdida importante de empleo en un nicho de tanta relevancia para la inclusión laboral de las personas con discapacidad. 

8: GRADO DE INCLUSIÓN de la discapacidad en las empresas en España 

6 de cada 10 trabajadores asalariados trabajan en entornos laborales no inclusivos con las personas con discapacidad. Es decir, que en dichas empresas (mayores de 50 empleados) no se alcanza la cuota de reserva para personas con discapacidad. Este factor no solo alerta de la necesidad de garantizar el cumplimiento de dicha cuota, incide también en la normalización de la discapacidad en el tejido laboral y en que la presencia de personas del colectivo sea algo habitual en las empresas. 

9: TASA DE RIESGO DE POBREZA 

La tasa de riesgo de pobreza o exclusión social para las personas con discapacidad es del 32,5%, cinco puntos por encima de la población general. Además, tener empleo no evita el riesgo de exclusión social, es decir, entre aquellas personas con discapacidad empleadas, la tasa se posiciona en el 20,5%. Por otro lado, los jóvenes con discapacidad alcanzan una alarmante tasa del 53,4%. 

10: PRESTACIONES 

El 33,2% de las personas con discapacidad en edad laboral no perciben ninguna prestación (631.600 personas). En un complejo panorama de acceso al empleo, con precarias condiciones laborales y bajos salarios, hay que poner especial atención a aquellos más desfavorecidos garantizando una cobertura social suficiente a través de prestaciones en tanto el empleo no es una opción. 

11: CONTRIBUCIÓN DEL GRUPO SOCIAL ONCE 

Configura otro de los puntales clave para garantizar el de empleo del colectivo. El Grupo Social ONCE cuenta con 41.835 personas con discapacidad en plantilla, lo que supone el 8,6% de las personas con discapacidad ocupadas en España.